En el Jardín.

Magnifíco los cambios, el constante fluir del río existencial al que me entrego sin resistirme apenas.
La belleza del movimiento y sus matices llenandome de luz.
Ritmos de eternidad están manifestando mi alegría, la amorosa vocación de permanencia que yace en mi y en tí, la cadencia que late más allá del pulso aparente del mundo.
El ojo mira insistente un paisaje mayor. Estoy bailando solo sobre cuerdas mientras la mano tensa los cabellos de Shiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s