Ecce Homo.

Errático. Inmovil. Un arquero apuntando al entrecejo.
El cuerpo suspendido entre dos rayos.
Agonizante el ojo. La corona de espinas.,

Partido en dos. Un clavo y los dos pies.
Entre el pecho y la espalda el bien y el mal.
Las preguntas. Las dudas. El miedo. El abandono.

Exaltado. Convulso. Ya sin fé
muere sobre la soledad de su madero.

Anuncios

3 Respuestas a “

  1. María Elena Cruz Varela

    Hola, Odlanra. Bellísimos poemas, llenos de intensa búsqueda, de místicas respuestas. Es un placer que te hayas decidido a mostrar al mundo la música de tu poesía. Ya ves, siempre te lo dije, tener un don y no utilizarlo en función de la Verdad es un atropello. Te amo. Gracias

  2. Sabés, lloro de emoción, porque tu luz ha salido al mundo.
    No te detengas…
    Osiris debe leerlos.
    Aquí tu amiga y admiradora.

  3. Gracias por tus palabras gioconda! A ver cuando me mandas tu último libro. Un beso desde aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s